¿QUÉ ES UNA COMPOSTERA?

¿QUÉ ES UNA COMPOSTERA?

Es un recipiente donde se descompone los residuos orgánicos que vamos depositando, con el objetivo de obtener un abono orgánico (el compost). Este recipiente puede ser metálico, de madera o de plástico y tiene que estar preparado para que tenga aperturas por las bandas de tal forma de oxigenar el proceso de descomposición denominado compostaje.

El compostaje, por lo tanto, es un proceso biológico que bajo ciertos parámetros ambientales (acidez «pH», temperatura, humedad, aireación, relación carbono/nitrógeno, tamaño de partículas), permite reciclar la materia orgánica, transformándola en un abono natural que mejora sustancialmente la estructura del suelo, haciéndolo más poroso, permitiendo una mejor distribución del aire y el agua, que las raíces de las plantas necesitan para su desarrollo y crecimiento. Además contiene algunos nutrientes para su desarrollo, sustituyendo de esta manera cualquier fertilizante químico.

Esta práctica adquiere suma importancia considerando que la generación de basura diaria de una persona en Chile oscila entre 1,09-1,25 kilos y donde el 50% corresponde a residuos orgánicos que generalmente terminan en rellenos sanitarios o vertederos no autorizados por la autoridad sanitaria.

A continuación, se muestra la receta de compost para alimentar la tierra en el proceso de compostaje:

Pero, ¿toda materia orgánica es compostable?

Cualquier residuo biodegradable podría transformarse en compost una vez transcurrido un cierto tiempo, debido a los diferentes tiempos de descomposición. Sin embargo, se recomienda no usar algunos residuos orgánicos, ya que son motivo de de malos olores y plagas. A continuación, se detallan algunos residuos orgánicos de rápida y lenta descomposición, como también algunos residuos no recomendables en el proceso de compostaje:

Materiales de rápida descomposición

  • Hojas frescas
  • Restos de corte (en seco) de césped
  • Estiércol de animales de corral
  • Malezas jóvenes

Materiales de lenta descomposición

  • Restos de frutas y verduras
  • Paja y heno viejo
  • Restos de plantas
  • Estiércoles pajizos (caballos, vacas, burros)
  • Flores viejas y plantas de macetas
  • Desbroces de setos jóvenes
  • Malezas perennes
  • Lechos de conejos y otros animales herbívoros

Materiales de muy lenta descomposición

  • Desbroces de setos duros
  • Ramas podadas
  • Aserrín y virutas de maderas no tratadas
  • Cáscaras de huevos
  • Cáscaras de frutos secos
  • Flores
  • Huesos de frutos (durazno, aguacate, otros)

Materiales que no se pueden utilizar

  • Cenizas de carbón
  • Pañales no reutilizables
  • Revistas a color
  • Filtros de cigarros
  • Tejidos sintéticos
  • Aceite
  • Restos de aspiradora/escoba
  • lácteos
  • carnes y pescados

Deja una respuesta